A través de mi ventana.

A través de mi ventana.

Sí, así es, a través de mi ventana he aprendido muchísimas cosas.

 

La ventana ese fino cristal que separaba la realidad externa de mis ilusiones y desvelos, ese fino cristal que me recuerda que la vida es algo tan frágil como el mismo vidrio que separa realidad de ficción.

Esa ventana desde donde miraba a las estrellas cada noche, día tras día, esperando una explicación a un porque, por qué desgarrador a su marcha.

¿Por qué el cielo me arrebato la vida? Y más cruel aún ¿Por qué me dejó aquí, para que día tras día y hora tras hora mi cruz sea mirar desde mi ventana?

Ansío el día en que tras de mi ventana pueda vislumbrar ese halo de luz que hace años que espero y  jamás llega.

Jamás dañé a nadie y no merezco ni merecía vivir en esta prisión en una condena que no merezco ni por supuesto se de donde proviene.

Tras el cristal de mi ventana, espero encontrar esa luz que me deslumbre y que me muestre alguna señal en que derive mi vida, hacía donde encaminarme y decidir algunas de mis cuestiones vitales.

Tras el cristal de mi ventana espero algún día dejar de mirar a las estrellas e intentar encontrar esa estrella donde se llevó toda mi vida.

Quiero romper de una vez ese cristal fino y cortante, quiero salir al exterior y abrazar desde mis adentros toda esa realidad que se me resiste.

El fino espejo de mi ventana, me separa y une a la vez a la soledad más devastadora posible, aquella que me honra cada día y cada noche, que se convierte en mi única compañera.

Esa soledad que me abraza y me invita a pasar el resto de mi vida a su lado, me invita cada uno de mis días a compartir con ella cada momento del resto de mi existencia.

Parece que se ha acoplado a mi modus vivendi, que le gusto tanto que no me deja, le encandilo, en todas y cada una de las ocasiones en las que puede me manda su frio beso.

Parece que se ha instalado en mi vida, como la más fiel de las compañeras comparte conmigo cada uno de sus momentos de esos momentos infinitos.

Tras el cristal de mi ventana espero algún  día dejarla marchar, decirle que nunca ha sido bienvenida, que jamás he merecido su presencia y que la vida , bueno eso que llamamos vida, rompa alguna vez con el cristal de mi ventana.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s