Noche de lluvia y sueños….

Parecía una noche como cualquier otra cuando entró en aquel garito de mala muerte…El tiempo se había ennegrecido y la tormenta amenazaba con eternizarse.

noche

La lluvia golpeaba los cristales de las ventanas con la indomable fuerza de aquel que golpea a quien sabe que jamás podrá defenderse…Con esa consistencia rítmica y armoniosa que adoran las almas solitarias.

Unas notas de blues lo invadían todo, “nadie me quiere” “almas solitarias” “o “solo me queda el blues”. Música para almas dolidas y atormentadas, mensajes cargados de melancolía de lo nunca vivido ni amado….solo soñado

Se sentó en la barra y se pidió un café fuerte, no había sido su mejor día y aun le esperaba una lección más para aprender esta jodida noche.

Su chaqueta mojada reposaba en el taburete de la silla de al lado….en ese momento entro una mujer de mediana edad.

El rostro de la mujer, enrojecido y algo sudado, indicaba que con toda probabilidad había podido estar discutiendo con alguien.

La acercó hasta él con la mirada, era un hombre sin demasiada belleza, pero de mirada cautivadora y atractiva, para él no era difícil atraer a una compañera, lo realmente complicado era encontrar una que cumpliese sus expectativas.

Le atrajo su aspecto desaliñado y esa manera de andar con la que había entrado en el bar, era bella y poseía ese tipo de belleza nada estandarizado que a él le removía sus cimientos.

En unos pocos instantes estaban entablando una conversación en las que él parecía llevar todo el peso de la misma…

Le comentó ella,  entre lágrimas y tragos, que había estado discutiendo con su marido por el dichoso teléfono, que estaba cansada de que le controlase con quien hablaba y con quien no….

Él por su parte se limitaba a escucharla, a analizar cada una de sus palabras y a imaginarla en una mejor relación que la que le estaba contando…tal vez sus años de soledad le hacían ensoñar algún tipo de relación idílica con aquella desconocida.

Pasadas un par de horas y tras su segundo café se decidió a pedir el número de teléfono a la desconocida…a lo que ella respondió que no daba su número para evitarse problemas.

Que quería evitar que su marido la oyese hablando con desconocidos…que luego tendría que dar demasiadas explicaciones y le dijo que si quería que hablase por whatsapp con ella.

Él no tenía whtasapp, ni creía que aquello fuese la panacea para las relaciones de pareja, se despidieron cortesmente y se dedicaron una mirada furtiva de esas que dicen todo sin necesidad de abrir la boca…

De camino a casa se preguntó qué hubiese pasado si llega a tener la App….El mismo sabía la respuesta pero se negaba a creer que  vivía en una sociedad en la que es más importante el medio que las personas

Se marchó hacia casa con la sensación de haber escuchado a aquella chica tan encantadora. Era una de las cosas que mejor había aprendido a hacer en la vida… aunque lastimosamente no podría volver a escucharla nuevamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s